Excuse me Mr. president ¿Qué dijo?

(Por Carlos Migliavacca)

Desde hace un tiempo había decidido no darle importancia a las tonterías que muy de vez en “diario” dice el presidente Trump. En fechas recientes, el mandatario, que supuestamente es una de las personalidades más importantes del mundo, calificó a muchas naciones como países, y cito textualmente, “de mierda”.

Image description

Que lo diga él realmente no sorprende ya que desde un principio ha mostrado su educación mediocre, vulgar, racista y misógina, entre tantas cualidades que constantemente deja ver.

El tema es que en la Casa Blanca no hay nadie que ponga un poco de orden, en el tiempo que tiene de mandatario nadie le enseñó cómo debe de comportarse más allá de lo que en sus escasas neuronas piensen. Para la sociedad norteamericana en su conjunto sería interesante preguntar si así quieren ser vistos por el resto del mundo.

Por otra parte y para quienes vivimos, tal vez, en uno de esos países a los que se refiere de esa forma, no es de ver a quién le queda el saco y se queje, sino es un principio de respeto, ya sea que nos ofenda directamente o que sea a otra nación es inaceptable no reaccionar en una forma contundente ante este tipo de ofensa.

Nos escandalizamos por el bullying escolar y laboral, se habla de los derechos de los pueblos originarios, nos enojamos con las injusticias que se publican en la redes mientras un desequilibrado ofende a diestra y siniestra inclusive amenazando nuevamente a México con el tema del muro bajo la excusa que la frontera sur es la entrada de las drogas sin darse cuenta de la necesidad del pueblo norteamericano de seguir consumiéndolas ya que es la única forma de soportar tanto a él como a su administración.

Dejando el enojo y los comentarios ácidos a un lado, porque los gobiernos no reaccionan ante estos insultos, si hoy es esto mañana qué podemos esperar, es necesario poner un alto a esta locura que en un principio parecía un mal chiste y ha ido escalando no solamente por este individuo sino por todo un gobierno que no quiere, no sabe o no puede poner en orden a quien los está representando.

Hablar mal de él nos pone al mismo nivel y la verdad hasta en los perros hay razas, Sr. Presidente afortunadamente no somos iguales, seremos pobres, tendremos nuestros defectos y carencias eso no le da el derecho a ofendernos, como decíamos en aquel juego de niños, el que lo dice lo es.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: