Tatiana Rodas: destacada e impactante conferencista de liderazgo

(Por Gisela Di Fabio / desde Miami) En nuestra sección, auspiciada por la AACC y la Federation Binational Chambers Of Commerce, presentamos a mujeres latinas que emprenden en USA y en La Florida. Hoy tenemos el placer de hablar con Tatiana Rodas, conferencista de Liderazgo.

Image description

Es un placer darle la bienvenida a Tatiana Rodas, quien nació y creció en Guayaquil, Ecuador, y actualmente divide su tiempo entre Miami y Ecuador. Tiene dos hijas hermosas y es licenciada en Deportes y Recreación, con una maestría en Gestión Emocional y Coaching. Hace 17 años, fundó su compañía de entretenimientos que hoy tiene diferentes líneas de negocios, entre ellas ayudar a su nicho de mercado a lograr sus sueños a través de conferencias y clases magistrales. Hace un año, comenzó su carrera como conferencista tras convertirse en coach. Tatiana siente que puede capitalizar y canalizar su habilidad para el público y su pasión por la licenciatura a través del coaching. Además, tiene experiencia como líder, formando y guiando a equipos en diferentes actividades y deportes.

¡Tatiana, bienvenida!

¿Cómo encontraste tu propósito?

Registro que hace más de 5 años realice una pausa en mi vida para poder pensar e identificar de qué se trataba el vacío que sentía, porque no encontraba la felicidad que todos buscamos, estaba bien económicamente, mi vida estaba en orden, pero me faltaba algo. Entre en estado de consciencia, y al observar a los demás me di cuenta que dejamos de lado nuestra esencia, y nos autosaboteamos, y nos lastimamos, no nos damos lo que nos hace bien.

La mayoría de la gente no vive consciente, no hay un proyecto de vida, no hay pasión, no hay un propósito, y el mundo no ayuda. En los medios de comunicación te venden felicidad efímera. Entonces hay que hacer una pausa y entrar en uno mismo para poder tener las bases correctas para poder no solo ayudarnos a nosotros mismos, sino a los demás, porque ese es el verdadero sentido de la felicidad. 

Al descubrir que el mundo se estaba moviendo con ese mismo vacío que yo sentía, que todos estábamos igual, decidí mirar hacia adentro, y en mi esencia encontré que mi felicidad pasa por el servicio, es ayudar, y motivar a los demás.