Talento latino en la publicidad mundial sigue defendiendo el arte publicitario

(Por Agustina Pessio) “La llama que llama” trascendió la comunicación publicitaria a nivel mundial. Hace años, la dupla de héroes de la creatividad, Agulla y Baccetti, idearon una campaña para Telecom de España en Argentina, en la que animales denominados llamas, realizaban bromas por teléfono aprovechando las ventajas de precio y beneficios promocionales que la compañía les ofrecía. Las llamas se hicieron famosas. Agulla y Baccetti profundizaron su liderazgo y éxito como publicitarios para el mercado Latino.

Image description
Image description

Ahora, los mismos protagonistas han decidido revivir las llamas con un upgrade que se adapta a la realidad del mundo, la dinámica de la nueva comunicación y el juego de los mercados digitales, nuevas monedas, productos y transacciones. Agulla y Baccetti presentaron en el MALBA (Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires), La Llama P.I.C. (Politically Incorrect Club), NFTs de las llamas. 

Según el sitio oficial, así lo describen: “Tiemblen hipócritas. presentamos la llama politically incorrect club. Y para ser miembro de este club no sólo debe gustarte el arte, también tienes que tener una opinión y una posición tomada en temas que están comenzando a definir las reglas de convivencia con las que viviremos. O al menos estar dispuesto a reflexionar. Esta es una comunidad de ideas. Agulla & Baccetti presenta ‘la llama politically incorrect club’, su nuevo proyecto de NFT surgido de las mentes del laboratorio The Black Minds”.

Esta novedad es un ejemplo de cómo en unas pocas décadas la tecnología, los medios de comunicación y el mercado de consumo ha girado, evolucionado y transformado sus raíces, métodos y propósitos. También demuestra el cambio de tiempo y contexto cultural, lo prohibido y lo atrevido del nuevo humor, el desafío de nuevas susceptibilidades y tolerancias. Es un caso que demuestra que las mentes y las ideas se renuevan, transforman realidades y, también, construyen el nuevo mundo sin olvidar el viejo. 

Aquella campaña impactaba por varios motivos: su humor, la convivencia de la idea con el servicio a vender, la adaptación a una cultura y costumbre argentina, la conexión entre lo real y lo ficticio. Además, muestra, quizá lo que más se extraña de aquellos años: una pauta publicitaria para disfrutar y entretener mientras se vendía. 

La propuesta actual de las llamas se adapta no solo a la era digital, también a una nueva manera de ver, pensar y crear el mundo. Sería ilógico que la dupla deje de sorprender: nos han enseñado a pensar las marcas desde otro lugar, a contar historias con menos prejuicios y a hacer un loop de videos de “las llamas que llaman” evitando el aburrimiento. Los NFTs, como otras tantas novedades y tendencias, seguirán influyendo y dando vida a la comunicación publicitaria del presente y, más aún, a la del futuro. 

El nuevo paradigma se ve acompañado de nuevos dilemas. Principalmente del contenido de los mensajes, el humor, las políticas de cancelación y la representación de las ideas que las marcas comunican. 

Había una vez una publicidad, un universo de agencias y publicistas, de ideas incorrectas, jugadas y atrevidas. Había una publicidad distinta. Nosotros somos distintos. Las reglas cambian, también las exigencias y la manera de conectarnos con los demás. Sin embargo, parece que hay una imparable, permanente y justificada insistencia: el amor por las buenas ideas.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: